¿Cómo me preparo para la vacunación? Consejos para antes, durante y después de recibir una vacuna.


Antes de vacunarse:

Es importante que lleves a cada consulta con el pediatra el carnet de vacunación de tu hijo, así revisará y le indicará las vacunas necesarias de acuerdo al calendario.

Antes de la visita, te puedes informar con nuestra guía. De acuerdo a la edad de tu hijo identificarás las vacunas, para estar preparada y pensar de antemano todas tus preguntas y consultas.

Luego, realiza la elección del centro de vacunación que más confianza te dé y que en lo posible utilizarás a futuro para generar tu tranquilidad y la de tu niño al ir teniendo una relación de confianza con la vacunadora.

Recordar traer:

  • Receta con fecha vigente* y datos completos del paciente y su obra social. *La vigencia es de 30 días.

  • Carnet de cobertura médica (vigente) y DNI.

  • Es muy importante que traigas la libreta de vacunación del paciente.

Durante la vacunación:

Al acercarse a los centros de vacunación usualmente los padres están más tensionados que los niños y esto es percibido por ellos generando un ciclo de estrés y angustia que se retroalimenta. Por eso es importante que los padres estén tranquilos. Si tu hijo es un bebé encontrarás en nuestros Centros de Vacunación la contención y la experiencia de las vacunadoras, que te ayudarán y enseñarán a enfrentar este momento y también el de las futuras aplicaciones. Si tu hijo es más grande, es recomendable explicarle lo que va a pasar y que no tiene de que sentir miedo. Por más que sean chiquitos es importante que le expliques la importancia que tiene vacunarse porque los niños entienden y les da tranquilidad saber qué va a pasar.

Nuestros Centros de Vacunación cuentan con áreas específicas, seguras, donde encontrarás móviles y juguetes para los bebés y para los más grandes, juegos infantiles y didácticos. Esto permite entretenerlo y mantenerlo feliz, antes de la aplicación.

Después de la Vacunación:

Más allá que haya llorado o no, al salir del vacunatorio, seguramente tu hijo continuará aprovechando las áreas de juegos, esto lo distraerá y se sentirá mejor, el placer del juego, lo ayudará para que el niño asocie el acto de vacunación con algo positivo. En bebés lactantes, recomendamos darle el pecho porque genera una conexión con la madre y calma la ansiedad del bebé.

Consejos generales para la vacunación

Las siguientes son pautas generales, siempre es importante que consulte a su médico.

  • Puede ser aplicada más de una vacuna el mismo día. Es más, si se aplican vacunas con virus vivos atenuados como la varicela o la triple viral es recomendable aplicarlas el mismo día o con diferencia de 30 días.

  • Las vacunas pueden ser aplicadas aunque el niño tenga catarro o diarrea. Hay una excepción, la Sabin, ya que si el paciente presenta diarrea no está recomendada la aplicación.

  • No se debe aplicar ante la presencia de antecedente de una reacción alérgica grave con dosis previa o a los componentes de la vacuna.

  • No es necesario que el niño haga ayuno, salvo que se aplique la vacuna Sabin en cuyo caso se recomienda no ingerir alimentos 30 minutos antes y después de la aplicación de la vacuna.

  • Si el niño está tomando antibióticos puede aplicarse la vacuna, no hace falta interrumpirlos.

  • No se debe aplicar la vacuna en caso que el niño presente un cuadro de fiebre.

  • Si la madre está embarazada, el niño puede recibir igualmente la vacuna.

  • Los bebés prematuros deben ser vacunados de la misma forma que si no lo fueran porque es la mejor forma de prevenir las enfermedades. Las únicas restricciones se dan con la vacuna antihepatitis B, ya que si el bebé pesa menos de 2 kg al momento de la aplicación se debe realizar un refuerzo de dosis, y con la vacuna BCG, ya que al ser un bebé prematuro debe llegar a pesar 2kg. para vacunarlo.

  • Los niños pueden bañarse y hacer cualquier actividad después de vacunarse.